"La estrategia transfusional en la hemorragia digestiva cambia en función de distintas variables”, Dr. Cándido Villanueva

El Premio Dr. Font 2014 ha recaído sobre el Dr. Cándido Villanueva Sánchez, del servicio de Aparato Digestivo del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, por el artículo de investigación "Transfusion Strategies for Acute Upper Gastrointestinal Bleeding (Estrategias transfusionales en la hemorragia digestiva alta)", publicado en The News England Journal of Medicina en 2013, con un factor de impacto de 54,42.

¿En qué consiste concretamente y de forma resumida el proyecto de investigación que permitió el artículo premiado?

Los requerimientos transfusionales en la hemorragia digestiva aguda podrán ser distintos a los de otros pacientes críticos debido a factores como la inestabilidad hemodinámica o la rápida instauración de la anemia a niveles bajos de hemoglobina. El presente estudio evaluó si un umbral transfusional restrictivo podía ser más eficaz que la estrategia transfusional más liberal empleada en la hemorragia digestiva aguda. Se diseñó y se realizó en la unidad de sangrantes del hospital de Sant Pau. Practicamos un ensayo con distribución aleatoria a una estrategia de transfusión restringida frente a una estrategia liberal, en pacientes con hemorragia digestiva. La aleatorización se estratificó según la presencia o no de cirrosis hepática, ya que datos anteriores indicaban que una transfusión excesiva podía ser particularmente perjudicial en pacientes con hipertensión portal. Las hemorragias masivas que requerían transfusión antes de la aleatorización fueron excluidas, así como las hemorragias de carácter leve, entendiendo como tales aquellas con Rockall clínico de 0 y hemoglobina >12 g/dl. 444 pacientes fueron asignados a una estrategia restrictiva en la que se transfundía cuando la hemoglobina descendía por debajo de 7 g/dl, con el objetivo de mantenerla entre 7 y 9 g/dl, y 445 fueron asignados a una estrategia liberal, con un umbral de hemoglobina inferior a 9 g/dl y objetivo de mantenerla entre 9 y 11 g/dl.

Los resultados del estudio demuestran que la estrategia de transfusión restrictiva mejora los resultados obtenidos con la estrategia liberal. El hallazgo más relevante fue la mejoría en la supervivencia. Con la transfusión restrictiva se consiguió una mayor probabilidad de supervivencia a las seis semanas que con la estrategia liberal de transfusión. Según la causa de la hemorragia, la transfusión restrictiva tendió a mejorar la probabilidad de supervivencia en aquellas de origen péptico y fue significativamente mejor que la transfusión liberal en los pacientes con cirrosis y Child-Pugh clase A o B, pero no en aquellos con Child-Pugh clase C. Con la estrategia transfusional restrictiva también se consiguió mejorar distintos parámetros relacionados con la eficacia, tales como la tasa de recidiva hemorrágica, la necesidad de tratamiento de rescate y la duración de la estancia hospitalaria. La incidencia global de complicaciones también mejoró. Además, con la estrategia transfusional restrictiva se aumentó de forma significativa la tasa de pacientes que no requirieron ninguna transfusión y redujo significativamente el número de unidades de concentrados de hematíes transfundidas.

¿Qué pueden aportar los resultados de este trabajo al mundo de la ciencia, por un lado, y a los pacientes, por otro?

Respecto al mundo de la ciencia, establece una estrategia transfusional más racional, basada en la evidencia, que comportará además un ahorro en un recurso muy limitado, lo que además de los efectos sobre la salud tendrá otros de tipo socioeconómicos. El estudio expande las áreas de investigación en políticas transfusionales y fundamenta otras como las referentes al ámbito de perjuicio/beneficio de la transfusión del que se derivan las referentes, entre otras, a la inmunomodulación relacionada con la transfusión o las lesiones por almacenaje de los concentrados de hematíes.

Respecto a los pacientes, el estudio supone un ahorro de un recurso con efectos adversos potenciales, que se traducirá en una reducción de las complicaciones asociadas al procedimiento, algunas de potencial gravedad, en un mejor control de la hemorragia, particularmente en pacientes con hipertensión portal y en una mejoría en el pronóstico de supervivencia, según indican los resultados del estudio.

¿Cómo se consiguió la publicación de esta investigación en la revista?

Se trata de un estudio efectuado en un solo centro y sin financiación específica. El estudio se remitió a publicación por vía ordinaria y siguió un proceso con distintas revisiones y solicitud de múltiples aclaraciones que se fueron proporcionando.

¿Cómo describiría la situación de la investigación médica en nuestro país, en relación al resto de países de nuestro entorno?

La situación de la investigación médica en nuestro país era muy mejorable hace unos años, y ha empeorado con los años de crisis económica. La inversión en investigación, aunque existe, es insuficiente. El presente estudio, por ejemplo, no gozo de ninguna de las ayudas solicitadas para su ejecución.

En cuanto a los países de nuestro entorno, las últimas estadísticas de las que tenemos noticia indican que no estábamos entre los primeros en inversión en I+D.

Invite a sus compañeros de profesión a participar en este premio.

Este premio, que es muy de agradecer, ha de servir para estimular la investigación básica y clínica en nuestro entorno, con los que todos los implicados han de participar de él en uno u otro sentido.