De acuerdo con el cálculo de las bases y tipos de cotización para todos los regímenes de la Seguridad Social, este año no hay variaciones para autónomos

27 Marzo 2017

Para los médicos que trabajan por cuenta propia, si han optado por Mutual Médica en el momento de iniciar su actividad privada (tienen un mes de plazo para decidirse por una u otra opción), la mutualidad actúa como alternativa al Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos (RETA), y por lo tanto debe garantizar a sus mutualistas unas prestaciones análogas a las que ofrece este régimen especial de la Seguridad Social (SS). En la normativa vigente, Ley General Seguridad Social (DA 19ª), se establece que las cuotas a satisfacer por el mutualista deben ser equivalentes al 80 por ciento de la cuota mínima del régimen especial de la SS.

Con el cambio de ejercicio se procede a la revisión del cálculo de las bases y tipos de cotización para todos los regímenes de la SS, entre ellos el de Trabajadores Autónomos, y es precisamente en este punto donde Mutual Médica verifica que las cuotas pagadas por los médicos que nos utilizan como alternativa al RETA cumplen con lo que exige la normativa.

La información publicada en el BOE “Orden ESS/106/2017, de 9 de febrero” establece que la cuantía de la base mínima de cotización ha quedado congelada en 893,10 euros mensuales. En cambio, para la base máxima de cotización, se ha aprobado una subida del 3%, resultando para el ejercicio 2017 un importe mensual de 3.751,20 euros. No obstante se debe tener en cuenta que estamos a la espera de la aprobación y entrada en vigor de los Presupuestos Generales del Estado para 2017, donde se establecerán las bases y los tipos definitivos.

Recordar que los mutualistas que utilicen a Mutual Médica como alternativa al RETA podrán deducirse como gasto tanto las cuotas del producto asegurador MEL (Alternativa al RETA) como el resto de aportaciones a seguros de jubilación, muerte, dependencia, incapacidad y orfandad, en la declaración del IRPF. En consecuencia, les informamos que el importe máximo de gasto deducible en el Impuesto de la Renta de Personas Físicas (IRPF) asciende, para el año 2017, a un total de aproximadamente 13.500 euros anual en todo el territorio estatal y foral, a excepción de Navarra.

En el caso de los mutualistas que no nos utilizan como alternativa al RETA, dichas aportaciones podrán ser objeto de desgravación como reducción en la base imponible del IRPF (artículos 30 y 51 de la Ley del Impuesto de la Renta de Personas Físicas).

Le animamos a que comparta esta novedad con sus compañeros médicos para que puedan disponer de información actualizada.